miércoles, 22 de agosto de 2012

Camarma LIGHIT Domingo 19.08.2012

















Domingo 19.08.2012
Angel, Iván, Pedro, Javi y Vicente.
Hora de salida: 08:10 con 23ºC
Hora de llegada: 12:05 con 37ºC
Velocidad media: 17,9 kms/h
Kms.: 60

La ruta de hoy no queríamos que fuera muy exigente, ni en longitud ni en desniveles. 
Vamos, que después de las vacaciones, los que quedamos, como que no queríamos exprimirnos mucho. O sea, que estamos en plan vaguitis y más con estos calores que se dan por estas fechas, que es lo normal dicho sea de paso. 
Y van y nos salen 60 kms. Toma ya. 
No teníamos una ruta establecida y tras la presentación de Iván -con bici de ciclocross- y dilucidar hacia donde nos dirigíamos hoy, se decide ir a dar pedales hacia la parte de Camarma y sus extensos campos de panes, con el fin de rodar un poco, de llanear más bien. En fin, el caso es pedalear en buena mañana de domingo y con agradable compañía, como siempre.
Dicho y hecho, salida neutralizada y lanzada por el túnel de Los Fresnos hacia el Bº Castillo que esta vez nos lo dejamos a nuestra derecha, para salir a la zona de Los Picones y hacer la trialerilla paralela al río hasta pasar por debajo de la ctra. de Loeches (por cierto, Atípiko no coge la sendita ésta y él sigue por el asfalto para cruzar por la rotonda del Parque Europa para luego enlazar con nosotros antes de llegar al cruce con el arroyo Ardoz, ¡qué bien!) 
Nos encontramos ya en el paraje de Las Torderas (es que no me gusta decir cementerio de Torrejón) y continuamos por el Paseo de los Miradores, dentro del Soto del Henares, dando vista al río que queda abajo a nuestra derecha. 
Llegamos al olivar de Casablanca, al cual accedemos por la valla que está caída tras el hospital y enseguida nos plantamos en el Torote para girar a la izquierda al toparnos con su cauce pedaleando por su margen derecha, cruzando primero por debajo de la N-II, luego por debajo de la A-2 y en el tercer puente que cruzamos por debajo y que pertenece a la vía de servicio del polígono Casablanca nos encaramos a ésta por una pequeña pero arenosa rampa que a más de uno le pilla desprevenido y echa pie a tierra. Una vez ya arriba, esta vía de servicio y su continuacíon en un ancho camino nos lleva al polígono La Garena, el cual atravesamos para llegar a la carreterilla de detrás de la Base. La cogemos a la izquierda y justo antes de cruzar el puente del Torote cogemos un camino a la derecha que nos va a llevar en poco más de 2 kms. a la Cañada Galiana a la altura de las perreras. La tomamos a la derecha dirección Este, cruzamos por arriba la M-100, más adelante cruzamos, por arriba también, la R-2 a la altura del cerro de La Venta y continuando por la Cañada cruzamos ahora la M-119 y enseguida, nada más cruzar el arroyo Camarmilla, tomamos a la izquierda el Cº de Camarma, ancho camino que nos va a llevar lógicamente a este pueblo tras pedalear poco más de kilómetro y medio. 
Nos encontramos ya en Camarma de Esteruelas y esta vez no nos adentramos en el pueblo, sino que giramos a la izquierda según hemos llegado, para cruzar la rotonda de la M-119 que nos va a llevar a subir por el Camino del Carral, antes atravesando el polígono Alcamar. 
Aquí tenemos el pinchazo que toca hoy -últimamente no nos libramos- esta vez me toca a mí. No me lo podía creer, pues ayer mismo por la tarde puse la cámara ésta del pinchazo tras venir de comprarla. Sí, sí, por supuesto que es de la que llevan el liquido antipinchazos, por lo que todavía lo entiendo menos. Bueno, no llegamos a cambiarla, sino que le echamos espuma bendita y tras inflarla continuamos la marcha. 
Este camino llamado del Carral nos lleva, tras un giro a la derecha y enseguida otro a la izquierda a un alargado descenso dirección al rio Torote el cual vadeamos totalmente seco y comenzamos una subida tendida pero muy llevadera que nos deja en el cruce del temido cerro de La Horca, pero esta vez no lo coronamos, sino que se queda ahí aparcado a nuestra izquierda. Nosotros giramos a la derecha y cruzamos con cuidado la carretera que va de Daganzo a Ribatejada (M-113), para afrontar un duro repecho de unos 400 metros y girar a la izquierda por la Cuesta del Cuarto que en una rápida bajada nos deja en las afueras de Daganzo. Como curiosidad comentar que mis queridos colegas de ruta no sabían en este momento si se encontraban en Cobeña, Daganzo ¡ó Aranjuez!
Enseguida nos dirigimos a la pista asfaltada de Alalpardo (Cañada pecuaria), la cogemos con ganas, a buen ritmo, pero no seguimos por ella, sino que nos desviamos a la izquierda hacia el Camping de Daganzo para continuar hasta llegar a la bifurcación del cerro de La Crespa. Aquí, a la izquierda y tras un pequeño tobogán llegamos a la pista de la fuente del Grullo. La tomamos a la izquierda hasta llegar a la bendita fuente donde tras llenar las botellas y darnos un pequeño refrescón continuamos hacia Cobeña.
Atravesamos Cobeña e iniciamos el ascenso hacia el puente de la M-100, lo pasamos y tras el pequeño repecho de las piedras nos encontramos ya en lo alto de la meseta de Miralrío.
Pedaleamos con ganas por esta pista llana y, antes de llegar al depósito de agua, cogemos a la izquierda y en la siguiente bifurcación nos decidimos por la pista de la derecha que es la que desciende al polígono El Calvario ya en Ajalvir.
Callejeamos por el pueblo, cruzamos la M-113, buscamos ahora el puente sobre la M-100 y nada más sobrepasarlo giramos a la derecha para continuar por el Camino de la Jero, que nos va a dejar en un santiamén en la Cañada Galiana a donde giramos a la derecha para continuar por esta vía pecuaria, que hace un giro a la izquierda para ir paralela a la carretera de Ajalvir. Cruzamos esta carretera por debajo del puente del arroyo de las Culebras y continuamos por la Galiana. A la derecha se queda la Bripac y más adelante el poblado del INTA. Cruzamos la M-115 pegados a la rotonda, seguimos por la Cañada y la abandonamos a la izquierda por el Camino de los Cambriles que nos deja en casa marcando el cuenta de la bici 60 kms. y 37ºC. No está nada mal. 
Más bien, está bien.

1 comentario: