domingo, 4 de noviembre de 2012

PISTACHOS PIOZ

28.10.2012

Torrejón - Espinillos - Los Hueros - Anchuelo - Santorcaz - Pioz - Corpa - Valverde - Torres - Cuesta del hombre-bala - Parque Grande - Torrejón.

Burgui, Antonio, Angel, Vandido, Charli, Pedro, Boti, Jose, Julián, Rober, Javi, Ñoño y Vinci.

Kms.:     69

Yo creo que a nadie en el mundo se le puede ocurrir llamarle a esos anchos caminos de gravilla por los que rodamos con un nombre así­: pistachos.  A Atípiko si. Para Atípiko las pistas son pistachos. Toma ya.
Hoy hace de anfitrión su hermano Pedro Burgos, ya que ha elegido él la ruta esta vez y nos vamos a Pioz en busca de su 


castillo renacentista del s. XV, en la vecina provincia de Guadalajara, por pistachos, claro, enfilando primero por los caminos de la finca Espinillos, atravesando luego por debajo la M-203 donde nos están ya esperando los Perdidos mejoreños Jose, Rober, Julián y también el Ñoño y siguiendo por la pista (pistacho) de Torres para acometer la subida al collado del Balcón del Cura, pero por el pistacho paralelo a la M-224 por su izquierda hasta que nos topamos con la vía del AVE, la cual nos obliga a virar a la izquierda siguiendo por la pista de servicio del trazado ferroviario hasta alcanzar un puente que nos lleva al otro lado lado de la vía cruzando la M-300. Nos encontramos ahora en el Camino Boti, que cogemos hacia la izqda. y nos va a llevar en un santiamén a Los Hueros, pedanía de Villalbilla, la cual atravesamos y continuamos por el pistacho llamado Camino de La Isabela. 
Como curiosidad comentar que este camino se denomina así por ser el antiguo itinerario que comunicaba Madrid con la ciudad de La Isabela.


La Isabela es hoy en dia un despoblado, pero fué una ciudad fundada por una monarquía caprichosa que se enamoró de su entorno y de sus aguas; un lugar que entre sus calles acogió en el siglo XIX lo más selecto de la burguesía española. Un real sitio que vió la luz en 1826 gracias a sus aguas y que entre las propias aguas murió 130 años después.
Dicen que Fernando VII oyó hablar de unas aguas milagrosas a escasos kilómetros de Sacedón y Huete, que harían bien a esa enfermedad que entonces sólo sufría la realeza, la gota, y allí se fué.

El paraje era grandioso, rodeado de montañas y pinos. En lo alto de la cumbre, los restos de la ciudad romana de Ercávica, y a sus pies, un manantial de aguas calientes que calmaba los nervios, liberaba la piel de llagas y arreglaba los intestinos. Todo en uno. El rey se encaprichó del lugar y de sus aguas y decidió levantar un real sitio, con su palacio, sus plazas, sus jardines y caminos y, por supuesto, su balneario.
La Isabela recibió su nombre en honor a la reina Isabel de Braganza. Yo he estado allí y es un lugar impresionante, bajo las aguas del pantano de Sacedón, pero que en tiempo de sequía se deja ver bastante bien y puedes pasear por sus cuadriculadas calles.
Pero volvamos a nuestra ruta, que aunque un pequeño tramo circule por este Camino Real, tenemos que salirnos de él al poco de cruzar la M-204, hacia la derecha en busca de la via del AVE de nuevo y circular paralelos a ella siempre teniéndola a nuestra derecha. Unos kms. más adelante la saltaremos por un puente elevado y enseguida tomamos el primer camino (pistacho quería decir) a la izquierda hasta llegar a Anchuelo. Pequeña parada de reagrupamiento en la plaza y tras dar unas cuantas vueltas por las calles del pueblo como un rebaño descarriado y hacer por un momento gala de nuestro nombre, nos encaminamos por el ancho pistacho que sube a las antenas de Anchuelo. Aquí el grupo se estira bastante, pues a pesar de no ser muy larga la subida, si que es verdad que tiene alguna rampa con un 14% que a alguno se le hace dura. Una vez arriba nos dirigimos direción NE a Santorcaz que queda a escasos 5,5 kms. Salimos de Santorcaz por la segunda calle a la derecha y nos encontramos enseguida con la primera bifurcación en "Y" (de las tres que hay a partir de aquí antes de llegar a nuestro objetivo y además, las tres a la izquierda) Aquí se encuentra la pequeña ermita de la Concepción, con placa conmemorativa a una brigada paracaidista que se ejercitaba por aquí y que cayó sobre estos lugares. Cogemos el pistacho que sale por la izqda de la ermita y tras las otras dos bifurcaciones en Y que quedan y un pequeño alto en el que se encuentra el límite regional entre la Comunidad de Madrid y Castilla-La Mancha llegamos, tras 34 kms de marcha, a Pioz. Nos dirigimos al castillo y allí hacemos nuestra parada para reponer fuerzas. Rober y Angel nos hacen reir con sus ocurrencias ¡¡pero a quien se le ocurre probarse unos pantalones vaqueros que estaban tirados por allí!! ¿tanto nos afecta la crisis? ¡¡¡jajaja!!! Que momentazo. Tras el cachondeito nos hacemos las fotos de rigor ante el gran castillo que tenemos delante. Además estamos toda la plantilla de Los Perdidos al completo, así que nos cuadramos delante de la barbacana y del puente levadizo y posamos para la instántanea.

Tras tomar unos cafés en la plaza emprendemos el camino de vuelta. Salimos de Pioz por el camino por donde habíamos llegado, para abandonarlo a 300 mts., por el primer pistacho que sale a la izquierda. Este camino nos va a llevar, tras varios suaves repechos y sin pérdida posible a la ctra. M-225 a escaso kilómetro y medio de Corpa que queda más adelante a nuestra derecha. Hacia allí nos dirigimos por carretera pero a 300 mts. cogemos un camino a la izquierda que en bajada nos va a llevar a la M-225, antes haciendo un desvío a la derecha a los 1.500 mts. de este descenso.
Nos encontramos ahora en la carretera que va de Corpa a Valverde y no queda más remedio que circular por el asfalto hasta llegar a Valverde de Alcalá. Desde aquí a Torres por el pistacho de debajo de los pinos. Llegamos a Torres y nos encaminamos hasta el "Parque Triste" por donde transitamos para darle un poco de alegría al pobre parque. Lo recorremos de punta a punta y salimos a la crta. M-224 la cual cogemos a la izquierda. Cruzamos por debajo de la M-300 y a 200 mts de este cruce tomamos el pistacho de la izquierda llamado Camino de Baezuela. Vamos a encontrarnos una vez más con el trazado del AVE y vamos a ir paralelos a él llevándolo siempre a nuestra diestra. Nos dirigimos a la cuesta del hombre-bala tras expreso deseo de Atípiko. Aquí un ataque en toda regla para ver quién corona en primer lugar y ahí está plasmado el resultado:

Boti, Jose, Ñoño, Antonio, Rober.......
Ahora el descenso pegadísimos a la valla del AVE hasta el túnel de debajo de la vía, donde nos despedimos de Jose, Rober, Julián y el Ñoño que se van ya para Mejorada.
   Nosotros continuamos por el tramo de autopista de peaje que se dirige a la M-203 y la cogemos hasta la rotonda de Parque Grande y por la ctra. de Loeches hasta Torrejón dando por finalizada esta ruta pistachera bautizada por Atípiko Javi Burgos y como anfitrión su hermano Pedro Burgos. Vamos, que todo queda en familia.

2 comentarios: