domingo, 20 de enero de 2013

PASARELA CIBELES

UNA RUTA TRANQUILA POR LOS PISTACHOS DE LA MUÑOZA
DOMINGO 20 de enero
Torrejón – Bº Castillo – Pº de los Chopos – La Muñoza – Pasarela Cibeles  – Altos del Jarama – Paracuellos - Torrejón.
Boti (Specialized), Antonio (Specialized), Charli (Specialized), Javi Atípiko (BH) y Vinci (Kona)
kms :    39

A las 09:30 hemos salido de la plaza de toros los 5 Perdidos mencionados y nos hemos encaminado por debajo del puenteciilo de los Fresnos hacia el barrio del Castillo. El terreno en esta zona estaba algo pesado, pero se transitaba bien a pesar del agua caída en dias anteriores. Hoy el miedo era el barro de los caminos, pues no era agradable repetir la experiencia de hace 7 dias en la ruta de Los Jabatos. 
El camino de la Campsa al ser de gravilla está bastante bien, con grandes charcos aunque es fácil esquivarlos mientras vamos hablando y hablando. El ritmo es lento. 
Llegamos al puente del Moco, lo atravesamos y nos metemos de lleno en el Pº de los Chopos. Las grandes rectas de este paseo están en muy buen estado. Siempre hay aquí gente paseando, en bici ó haciendo futin. Este sitio es un privilegio tanto en invierno como en verano. Como anécdota puedo contar que este verano pasado, un día en plena ola de calor, pinché y paré a cambiar la cámara. Estaba a un par de kms. del Paseo de los Chopos y la temperatura a pleno sol era de 52 ºC según el termómetro de la bici y era real. Bueno, en la sombra tan gratificante de los Chopos la temperatura era 12 grados más baja. Y ahora en invierno tanto árbol y de tan buen porte apaciguan bastante los vientos y la gente se decide a dar un garbeo.

Llegamos al final del Paseo. Aquí el Charli se tiene que dar la vuelta pues tiene partido de competición de su otro deporte, o sea paddel. Tras cruzar la rotonda con cuidado, aunque apenas hay tráfico, cogemos el camino que sale al otro lado para encaminarnos al polideportivo y rodearlo por detrás para continuar río arriba siempre pegados a su margen derecha hasta llegar a la antigua discoteca Ática. 
El ritmo que llevamos es tranquilo. Boti no para ni un momento de bromear. Atípiko alucina con las ocurrencias de Antonio y de Boti y yo voy ahí a la escucha. La ruta se está haciendo muy amena. 
Un poco más adelante nos metemos en la vía pecuaria que va pegada al río Jarama. Vamos pedaleando entre el aeropuerto de Barajas y el río Jarama. Hacemos una obligada parada por pinchazo de la bici de Javi y tras arreglarlo seguimos pedaleando por su ribera derecha hasta llegar a la pasarela del puesto de medición del caudal del agua del río para posibles avisos ó alarmas de crecidas.


Unos cruzamos por debajo, pues hay poca profundidad y ni siquiera nos mojamos los pies y Atípiko, claro, es el único que lo hace por arriba. A Atípiko se le ocurre bautizar al puentecito y le coloca el nombre de "pasarela Cibeles" y así de paso bautiza a esta ruta tan "fluvial" (llevamos ya pegados al río 11, 5 kms.)


Una vez ya en la otra orilla cogemos el camino a la izquierda para dirigirnos a la urbanización Altos del Jarama y afrontar la dura subida que llamamos el Mortirolo. A pesar de ser de asfalto y tan solo tener 500 mts. se hace dura. Hay rampas de algo más del 20% y en ocasiones notas como la rueda delantera tiende a levantarse. Yo he empezado a notar según subía que mi rueda delantera botaba un poco. Claro, cuando hemos comenzado a bajar se me iba la bici y es que iba perdiendo aire. Nuevo pinchazo que paramos a arreglar. Antonio tenía prisa y tras comentarle que es mejor que siga, así lo hace acompañándole Boti. Nos quedamos Javi y yo y tras darle aire con ganas a la rueda reiniciamos la marcha. 
Afrontamos ahora la subida dura que en nuestro peculiar diccionario denominamos La Amargura, más larga que el Mortirolo, aunque algo menos inclinada. Para Antonio los dos subidones son nuevos. El Morti lo ha subido bastante bien por lo que le he visto... y lo de Boti es una pasada. Yo lo habré subido 50 veces, no sé, y nunca he visto subirlo a nadie como a él, iba el tío tan campante y dando la sensación de que no se iba exprimiendo. Vaya tela.
Llegamos Atípiko y yo a Paracuellos y ahora sí hay que cambiar la cámara. Cruzamos el pueblo tras la reparación y bajamos por la cuesta de la Bola que está en perfecto estado para continuar por el Camino Avalon hasta el puente que cruza la M-50 (puente Avalon) y de aquí por la Cañada Galiana hasta la rotonda de la carretera de Los Berrocales; aquí Javi me da una pequeña lección: mientras yo optaba por continuar por carretera hasta la pasarela del Parque Empresarial de San Fernando, él me ha aconsejado atravesar por el camino de tierra directamente hacia la pasarela de Piqueras, de la N-II, asegurándome que no debía de haber barro... y así ha sido. Se ha notado la experiencia de Javi y se ha notado que cada vez parece que tengo más miedo al barro, se me está pegando de mis nuevos compis Los Perdidos debe ser, jajaja.
 Así pues, 39 kms. muy majos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario