sábado, 16 de marzo de 2013

BERROCALADA


Cerca de Torrejón no tenemos los paisajes de la Sierra ni sus largas subidas, pero tenemos un inmejorable paraje, un increible pulmón verde lleno de duras y técnicas subidas y también de multitud de descensos, muy técnicos en algunos casos. Hay para dar y tomar. Hay de todo.

Es Quintana.

Puedes hacer solamente 20 kms., pero pueden equivaler a 50 en otro lugar.
Puedes hacer subidas duras, subidas de pie a tierra, subidas de llevar un ritmo, es que hay de todo.
Puedes hacer bajadas tendidas, bajadas de un gran nivel técnico, bajadas arriesgadas.
Hay enormes barrancos, cárcavas, cerretes, hay un poco de todo.
La ruta que nos marcamos ayer Vandido, Antonio y yo puede considerarse corta en kms., pero muy exigente. Meterse en Los Berrocales y en Quintana no es moco de pavo. Nos salieron
22 kms., pero disfrutamos de lo lindo.
Salimos del Circulo Comercial a eso de las 16:30 de la agradable tarde de sol que hacía ayer. Nos encaminamos a la pasarela de Piqueras y por el camino de Paracuellos llegamos a la Cañada Real Galiana; la cogimos a la izquierda, pasamos por debajo del puente Avalon y continuamos hasta llegar a la rotonda donde comienza la carreterilla que sube a la urb. Los Berrocales. Una vez dentro continuamos por la avenida central y a 500 mts nos desviamos por el solar diáfano que hay a la izquierda para emprender la subida hasta la calle que pasa por allí arriba. Cruzamos esta calle y nos metimos en el pinar de enfrente, pinar de ejemplares no muy altos y que nos conduce hasta el descenso de los pinos, descenso que comienza al lado del gran depósito de agua de Los Berrocales.
En este rápido descenso empalmamos con la bajada del Ocho y llegamos a la Gran Explanada, la parte más baja de nuestra ruta de hoy. Aquí comenzamos la subida por la pista ancha del pinar y al llegar a la Punta de Lanza giramos 180º a la izquierda. Comenzamos a bajar, pero a 50 mts. tomamos una estrecha senda que sale en diagonal a nuestra derecha. Acometemos unos divertidos montículos que nos van a llevar a la bajada del Tobogán, la cual hay que hacer con precaución. En esta época está en muy buenas condiciones, pero en el verano se pone muy blanda por la arena arrastrada por los vientos y se te puede ir la bici de la rueda delantera y salir por las orejas. Rodeamos el pequeño cerrete que tenemos enfrente, pues al otro lado a su derecha otra pequeña y medio deteriorada sendita nos va a bajar con precaución, eso si, hasta la pista ancha. La cogemos a la derecha y otra dura rampa de unos 5 metros nos hace tensar en exceso los músculos. De hecho ninguno de los tres que ibamos conseguimos subirla. Vandido y yo la rodeamos, o sea que es trampa, y Antonio la intenta con un par, pero se queda en el intento a la mitad. Más montículos a continuación, muy rápidos, muy divertidos y otra vez nos llevan a la pista ancha. Otra vez a la derecha y aquí se presenta la dura subida de la Media Luna, una rampa en curva a la izquierda de unos 20 metros con buen desnivel. Yo me quedo a la mitad, Antonio se queda a una pedalada tan solo y Vandido consigue subirla aunque se queja de un principio de tirón muscular. Continuamos entre los pinos, hacemos la Montaña Rusa, que es una inclinada bajada de unos 5 mts. a un pequeño barranco para seguir con la subida de salida de este barranco de otros 5 metros. Subida ésta que se hace con la inercia de la anterior bajada, sin dar pedales.
Ahora, en bajada, entre pinos otra vez, estamos a punto de llegar al Canal y antes de llegar a él, giro a la derecha para afrontar la bonita subida por el Barranco Hondo (ésta es una de las subidas del Top Ten). Esta cuesta nos deja en un pequeño rellano en el que tomamos aire y nos damos un pequeño respiro, sobre todo para prepararnos para la bajada dura del día. Les comento que vamos a intentar bajar por La Paca, una trialera motera, muy técnica y la conseguimos bajar sin incidente alguno. Y ya estamos en el Cruce de las Trialeras, es un cruce donde confluyen La Paca, La Desconocida y también la subida de Las Zarzas. Y es por ésta por donde vamos a subir unos 700 mts. hasta alcanzar la carretera de salida de la urbanización.
No vamos a pisar el asfalto, pues antes de llegar a él y sin salirnos del camino comenzamos a subir otra dura subida hasta el pico de las Zorras (ó de las 3 zorras, como siempre la hemos llamado). Aquí hacemos pie los tres Perdidos. Es bastante dura. Yo alguna vez la he conseguido, pero se me antoja ahora que alguien la ha inclinado más aún, jeje.


Llegamos al búnker de Paracuellos. Enclavado en lo alto del Pico de Las Zorras, el bunker de Paracuellos sirvió, durante principios de los años veinte, para probar la resistencia de estas construcciones militares al armamento de la época.


Según lo fechan vecinos de Paracuellos, el bunker data de principios  de los años veinte.
El Bunker no fue utilizado para vigilar el aeropuerto de Barajas como pueda parecer ni para disparar a las tropas del bando contrario, no no. Fué construido para probar la resistencia de estas construcciones militares al armamento utilizado en aquellos años, en una época donde España estaba librando la Guerra de Afríca.
En la actualidad la entrada muestra el abandono y su interior se encuentra bastante deteriorado con las paredes llenas de pintadas y grafítis. Aún así y a pesar de sus casi 100 años la estructura de hormigón muestra una gran solidez.

 Aquí hemos hecho la parada de relax para contemplar el interior del refugio y el paisaje exterior que desde allí se aprecia. Subidos a lo alto del búnker y rotando sobre nuestros pies como un compás y dado que el día está bastante despejado se aprecia a lo lejos el monte Abantos al Oeste y siguiendo mirando poco a poco hacia la derecha, Siete Picos, la Maliciosa, toda la Cuerda Larga al completo desde la Bola del Mundo pasando por Valdemartin, Cabezas de Hierro, Asómate de Hoyos, Bailanderos, hasta la Najarra, donde se distingue el puerto de La Morcuera, más a la derecha el de Canencia, etc, etc.
Una vez saciados de tanta vista continuamos nuestra marcha descendiendo por la Pradera de las Zorras hasta la carretera de subida a Paracuellos. La cogemos a la izquierda y a 150 mts. nos salimos de ella hacia la derecha por el camino de la Tubería hasta la pista de la Cuesta de la Bola. Esta queda a la izquierda, nosotros nos tiramos a la derecha por el Camino Avalon para abandonarlo 200 mts. despues a nuestra izquierda para hacer la subida que bordea el pinar de los chalets de la finca Avalon.
Tras este pequeño rodeo bajamos de nuevo al Camino Avalon y cogiéndolo a la izquierda nos lleva hasta el puente Avalon por el que saltamos la M-50 y la carretera del INTA. Desde aquí ya hasta Torrejón a toda caña en un abrir y cerrar de ojos.

1 comentario:

  1. Vinci,buena crónica aunque no te paso ESTERIOR,no lo veo jejeje

    ResponderEliminar